BIENVENIDOS AL MUNDO DONDE LA NOTICIA ES LIBRE
'La calle de los majitos' agoniza
'La calle de los majitos' agoniza

'La calle de los majitos' agoniza

Los almacenes de este sector en el centro son históricos.

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Whatsapp

 En el centro de Bogotá, por la carrera novena entre calles 11 y 12 es común ver vitrinas con maniquíes de niñas luciendo vestidos de primera comunión y trajes de paño de todas las tallas, desde la más pequeña hasta la más grande.
Almacenes como Estrella, Nofalte, Nablos, Geraldine, Pequeño París, Lina y Sara Bonita, están uno al lado del otro por toda la cuadra, formando una L.
Estos almacenes que existen desde hace más de 60 años son reconocidos porque en Bogotá la moda del ‘buen vestir’ era sinónimo de distinción y posición social, así que capitalinos y visitantes de municipios aledaños compraban su ropa allí.
Además de representar los primeros años del comercio textil en la capital, estos locales guardan en sus paredes la historia de los migrantes árabes que llegaron al país a comienzos de siglo XX.
Los ‘majitos’ como se les dice a las personas provenientes de medio oriente se asentaron en este sector, una vez dejaron de vender puerta a puerta.
Muchos sirios, libaneses, iraníes y palestinos migraron hacia Colombia para probar suerte y organizar su vida. Todos fueron llamados ‘turcos’ erróneamente porque vivían en territorios ocupados por el Imperio Otomano.
Uno de los palestinos que llegaron fue Sahid Ahmad, quien tenía 23 años cuando decidió cruzar el océano para llegar a Colombia, porque aquí ya estaban establecidos algunos de sus paisanos, como se dicen entre ellos.
Para este joven palestino el choque cultural fue importante pero no manejar el idioma fue lo más difícil de estar aquí.
“Voy para 59 años que vine a la tierra colombiana el 5 septiembre del ‘60. Soy de origen palestino, de la tierra ocupada por Israel, conseguí visa en el consulado colombiano en la capital del Líbano, Beirut”, cuenta Sahid.
Los años no le han llegado solos. Ahora el poco cabello que le queda es blanco, pero sus ojos, el color de su piel y su acento delatan su origen. Uno del cual se siente orgulloso y comparte con muchos de sus paisanos. Sobre ellos Sahid afirma que “algunos murieron, algunos se regresaron a su lugar de origen y otros salieron a otros países”.
Cuando llegó en el año 1960, Sahid no tenía más alternativa que trabajar. Tenía conocidos con almacenes que lo apoyaron para salir adelante y hoy lleva 51 años en la zona.
Esa historia se repite en muchos de los locales que están ubicados en este sector de la capital. Detrás del Palacio de Liévano, el edificio de la Alcaldía.
De acuerdo con el informe ‘Los árabes en Colombia’ del Ministerio de Cultura antes de la década de los 30 la inmigración no superaba el 0,3 por ciento de la población del país, a pesar de ciertas políticas desarrolladas para atraer más extranjeros.
Aunque esta calle está ubicada en un sector muy comercial, cercano a el Centro Comercial Gran San, casi no hay clientes.
El panorama se repite en la docena de locales de esta zona, pocas personas entran o se acercan a preguntar. Viven de la tradición y de otros negocios en los que incursionaron cuando el panorama era más favorable.
Algunos ‘majitos’ vendieron o entregaron sus locales en arriendo pues las ventas no cubrían el costo, ahora lo que más venden son corbatas y en temporada de primeras comuniones uno que otro ajuar completo.
“El comercio está caído, sumamente caído, no he vendido ni siquiera para pagar el dominical 70 mil pesos. Nunca había visto una situación como esta. Acá no era así, se alcanzaba a vender dos, tres, cuatro millones. Después de noviembre y en diciembre no había tiempo de almorzar, hoy en día hasta se puede descansar”, lamenta Sahid.

EL APUNTE:
Los hijos de estos ‘majitos’, que pertenecen a la segunda generación de palestinos en Colombia nacieron en Bogotá o en otras regiones del país. Pero algunos han tomado la decisión de regresar para vivir en Israel, ya que como ciudadanos colombianos no tienen problemas para el ingreso al país. El conflicto palestino - israelí ha marcado sus vidas y las posiciones de las familias son claras. En los viajes que hacen a su tierra natal, muchos de ellos aprovechan para traer mercancía como especias, prendas de vestir propias de su cultura y joyas, que venden en nuevos locales que tienen en el centro.

LOS DATOS:
1. Para el 2017 hubo 1.253 inmigrantes provenientes del Líbano.
2. Desde 1880 hasta 1930 llegaron al país cerca de 180 mil inmigrantes árabes.
3. La calle de los majitos lleva más de 70 años en el centro de la ciudad.
4. Brasil, Argentina, Venezuela y Colombia son los países que más árabes recibieron.

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Whatsapp
Publicidad

NOTICIAS DE HOY

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram