BIENVENIDOS AL MUNDO DONDE LA NOTICIA ES LIBRE
Lluvias, un lío dentro de TransMilenio
Lluvias, un lío dentro de TransMilenio

Lluvias, un lío dentro de TransMilenio

Usuarios exigen mayor mantenimiento de los articulados y del sistema en general.

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Whatsapp

A muchos usuarios les preocupa el hecho de que deban andar con el paraguas abierto dentro del sistema de TransMilenio, incluso si no está lloviendo.

Hace unos días dentro de un bus híbrido de la ruta M86 cayó tal aguacero, que la gente se movía de un lado a otro con el fin de esquivar el agua que caía dentro del vehículo aun cuando afuera ya había escampado. A esto se le suma la limpieza de muchos de los buses, incluidos los del SITP, ya que algunas personas entrevistadas por ADN aseguran que han visto hasta cucarachas adentro.

Así, en plena temporada de lluvias este parece ser un tema mayor dentro de la ciudadanía. La empresa de TransMilenio afirma que de los 3 mil buses de la flota, es posible que “algunos” presenten problemas de filtración del agua debido a las ventilaciones, claraboyas o los acordeones de los articulados.

Para esos casos, el sistema aumenta el nivel de mantenimiento con el fin de que los vehículos soporten las condiciones de clima extremos. Sin embargo, varias personas consultadas afirman que de antemano se sabe que un día de lluvia será casi inevitable mojarse bien sea en la estación o dentro del mismo bus. Asimismo, en algunos casos no se puede hacer uso de las sillas debido a las filtraciones de agua. Pero, más allá de ello están los riesgos a los que se exponen los usuarios.

Juan Gerardo González, usuario de 25 años, manifestó su preocupación por el desgaste de las placas de metal de las estaciones que se tornan resbalosas con la lluvia. “Se vuelve peor cuando las puertas de las estaciones permanecen abiertas y los usuarios se mojan mientras esperan el transporte”, añade.

José Stalin, director del Observatorio de movilidad de la Universidad Nacional, asegura que “el deterioro de las estaciones y de algunos articulados hace que se filtre el agua y que no sean acogedores. Por tanto, medran el apego que deberían tener los ciudadanos con un bien público como este”.

TransMilenio asegura que en caso de que un usuario vivencie una situación de “aguacero” dentro del sistema, debe poder reportar a la línea de atención al cliente la placa externa e interna (azul con letras blancas) del bus, o el nombre de la estación, para que se realicen los correctivos necesarios.

Según la entidad, se realizan revisiones periódicas y, cada que el bus llega a cierto kilometraje, es intervenido integralmente. Además, el personal y los interventores encargados verifican cada día a las 4 a.m. el aseo, la seguridad y la operatividad de estos. Sin embargo, la gran mayoría de los usuarios consultados coinciden en señalar que si el bus opera de 5 de la mañana a 11 de la noche, es imposible que permanezca limpio durante toda la jornada con el modelo actual de aseo.

Sin dolientes

Más allá de que el sistema presente fallas, otro de los grandes problemas es que los usuarios que no tienen un sentido de pertenencia con el sistema, por lo que es común ver vehículos con gran cantidad de basura, grafitis, rayones y mobiliario dañado.

La responsabilidad ciudadana en el cuidado y conservación del vehículo y las estaciones es vital. Como lo afirma José Stalin esto “tiene mucho que ver”, “ya que ni buses ni estaciones se ensucian solas y es mucho más crítico cuando las gente que consume los productos que venden informalmente en el sistema deciden botar el papel ahí mismo”.

Respecto a la cultura ciudadana en el transporte público, el experto en el tema y quien también fungió como alcalde encargado durante el gobierno de Antanas Mockus en 1997, Paul Bromberg, asegura que las acciones que realizan los usuarios en el sistema no se pueden generalizar, para él, la culpa de la basura que está en el piso del bus no es de la ciudadanía, sino del infractor.

Tal como lo indicó el exalcalde: la responsabilidad es contractual entre los ciudadanos que disponen del servicio y las autoridades que deberían estar presentes como garantes de que se cuide el sistema de transporte público. 

LAURA SOFÍA TRIBÍN CORTÉS
ESPECIAL PARA ADN

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Whatsapp
Publicidad

NOTICIAS DE HOY

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram