BIENVENIDOS AL MUNDO DONDE LA NOTICIA ES LIBRE
‘El perdón es una cuestión de método’

‘El perdón es una cuestión de método’

Colombia forma parte del estudio global del perdón, gracias a la labor de Andrea Ortega.

Por: Ayda María Martínez Ipuz - Editora Bogotá
Reciba noticias de EL TIEMPO desde Google News

“Mi hogar estaba destruido en la época que decidimos entrar al programa del perdón de Unisinú. No veía remedio, ni soluciones. Empezamos a repasar los modulos en familia y nos dimos cuenta que nosotros mismos debemos perdonarnos. Con esto se rompió el silencio, no hablar hacía que huyera por el miedo a tener más líos. Ya no peleamos, vamos al dialogo, ya no se ven esas riñas que se veían antes porque entendimos que sí podemos vivir como familia y compartir más actividades juntos”.


Así resume Antonio* su participación en el programa del perdón de Unisinú, el cual avanzó aún en medio de la pandemia, como parte del estudio global del perdón de la Templeton World Charity Foundation y la Universidad de Harvard, en el que Colombia fue el primero de cinco países en culminar las validaciones y ensayos.

 

Con la participación de más de 1.200 personas, el país sobrepasó la meta para el estudio mundial.


Al frente de este proyecto está Andrea Ortega Bechara, investigadora de la UniSinú y presidente de la Asociación Colombiana de Psicología Positiva, quien ejecuta la metodología REACH creada por el Dr. Tyler VanderWeele, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard.


¿Ciencia para el perdón?


Sí, creo firmemente que los conocimientos de la ciencia del perdón deben ser parte central de las estrategias para la construcción de paz en el país. A través de métodos científicos y sus beneficios para la paz se habla del perdón decisorio y el emocional.

El primero nos permite tomar la decisión de no reaccionar a las ofensas de los demás con violencia/hostilidad/agresividad/venganza. Decidimos tratar al transgresor con respeto a pesar de su ofensa.

No quiere decir que condonamos, excusamos, ni que tengamos que reconciliarnos, sino que no dejamos que nuestro comportamiento se mueva al compás del odio, el rencor y la amargura.

El segundo es el emocional y se mueve a nivel individual, es decir, para la sanación y la paz personal. Nos permite liberarnos del peso del dolor de las ofensas del pasado y obtenemos beneficios en nuestra salud física, mental y aumentos en la esperanza, reducción en niveles de estrés y de ansiedad, de ahí la importancia del ministerio de salud en estos temas. 


Tras los acuerdos de paz con la Farc, el conflicto no cesa.¿No se tramitó bien el perdón y la reconciliación?


Construir la paz después de más de medio siglo de guerra requiere tiempo. En vez de juzgar como bueno o malo lo que se ha hecho vale la pena trabajar por hacer aportes para que se pueda continuar el camino de la paz. 


¿Por qué aplicar esta metodología regular y masivamente?

Una metodología basada en la evidencia que facilita que las personas puedan vivir en armonía no sólo consigo mismas sino con las demás debe ser considerada muy en serio.

Enseñar el perdón a los niños en la escuela, por ejemplo, permitirá formar una nueva generación de personas que entienden que los conflictos no se resuelven con violencia, y que pueden decidir no reaccionar frente a las ofensas de otros.

Estaríamos además formándolos para hacerse cargo de las emociones negativas. 


¿Cómo llegó a esta metodología?

Everett Worthington, autor del método REACH Forgiveness y líder mundial de la ciencia del perdón forma parte del equipo del programa Ciencia para la Paz desde el 2017.

Desde entonces ha sido un mentor y maestro espiritual en mi vida. De hecho vino por primera vez al país para el lanzamiento del primer informe de los resultados con víctimas del conflicto y víctimas de la avalancha en Mocoa en el 2018.

Everett luego me invitó a formar parte de la propuesta que se presentó a la Templeton World Charity Foundation, la cual me ha permitido dirigirla. 


¿Cómo se desarrolló?


Fue un ensayo controlado aleatorio (ECA), un tipo de experimento científico que busca reducir sesgos al probar la efectividad de nuevos tratamientos.

Los ECA son la forma más fiable de evidencia científica porque si se implementan correctamente pueden eliminar los posibles sesgos sobre la efectividad del tratamiento.

En el proyecto Construyendo Comunidades que Perdonan Alrededor del Mundo a través del método REACH Forgiveness tenemos resultados sobresalientes.

Colombia, además de ser el primero, obtuvo excelentes tasas de retención y fue el país con el mayor número de participantes.

Y gracias a la impecable gestión en la administración de los recursos, mientras otros países entraron en déficit económico por la pandemia, Colombia logró realizar con los mismos recursos un segundo estudio que benefició a 780 miembros de una comunidad universitaria, además de las 509 víctimas del conflicto.

La meta de retención para el estudio con víctimas fue superada a su vez en un 22,93% y en la comunidad universitaria en un 10%. 


*Se cambia el nombre a solicitud del entrevistado

El método en el país

Los resultados del estudio global está a la espera de resultados en los otros 4 países para que Harvard inicie el análisis.

En el país se abrirá otra investigación sobre el impacto psicológico del covid en la esperanza, el bienestar y la espiritualidad.

Con datos tomados previo a la pandemia, el equipo halló la oportunidad de abrir un nuevo estudio que incluyera los niveles de afectación de la pandemia durante su primer pico.

REACH para diseñar paz

-Significa: recordar, empatizar, regalo altruista, compromiso y aferrarse. Parte de la decisión de perdonar.

-Su aplicación llevó a la unión con Sudáfrica para iniciar el estudio sobre el covid y el bienestar y la esperanza.

Herramienta universal

1. El primer paso es tomar la decisión: requiere cambio de conducta con un impacto social muy significativo.

2. Perdón emocional permite liberarnos del peso del dolor y el pasado. Brinda beneficios en nuestra salud.

“Sueño con un país con más equidad, igualdad de oportunidades y sin pobreza; en el que no se recurra a la violencia para combatir con los flagelos, sino al perdón para sembrar semillas para la transformación que el país necesita”, Ortega.