Género diferente para 'Un principe en apuros' - Noticias | Diario ADN
BIENVENIDOS AL MUNDO DONDE LA NOTICIA ES LIBRE
Género diferente para 'Un principe en apuros'

Género diferente para 'Un principe en apuros'

Entrevista a Lizbeth López, autora del fenómeno de Wattpad: 'Un príncipe en apuros'

Por: Laura Aguirre, especial para ADN
Reciba noticias de EL TIEMPO desde Google News

Realeza, risas y dramas: el divertido fenómeno romántico.

Tiene 27 años, escribe desde los 9, y llegó a Wattpad a los 19. Estamos hablando de la puertorriqueña Lizbeth López, autora del fenómeno de comedia romántica 'Un príncipe en apuros', el cual cuenta con más de 20 millones de visualizaciones en la plataforma, y hace poco fue publicado bajo el sello de Wattpad de Montena, por la editorial Penguin Random House.

entrevista

La historia sigue la divertida historia de amor entre Charles, un mujeriego e irresponsable príncipe, y Anna, una taxista dura, y sin pelos en la lengua, quien por cuestiones del destino termina topándose de frente con la realeza. Una historia descabellada, sobre la que la autora habló  en exclusiva para ADN.

¿Por qué el salto de un género a otro?

He escrito fantasía desde que tengo uso de razón, pero quería experimentar con algo distinto. Decidí probar con el romance porque es el género que menos consumo y quería un verdadero reto. Acababa de descubrir Wattpad y me pareció la oportunidad perfecta para iniciar esa etapa.

 ¿Qué te llevó a escribir una novela de amor sobre la realeza?

Creo que he estado condicionada por una niñez llena de películas de Disney y Barbie. De ahí nace mi curiosidad respecto a la monarquía, sus protocolos y escándalos. A eso le sumo que, al momento de que me surgiera la idea, vi películas como Ella Enchanted y El diario de la princesa que  despertaron mis ideas.

 ¿Cómo se te ocurrió escribir sobre un personaje femenino  tan apartado de los estereotipos?

Considero que la sociedad ya viene predispuesta a ponerle una etiqueta a una mujer y ante la más mínima alteración la consideran diferente y eso no es nada malo. Ellas pueden llenarse las manos de grasa automotriz o practicar un deporte de fuerza y aún así ser femeninas. Yo misma disfruto de ver competencias de monoplazas. Un día, vi a una mujer allí y dije: “¿por qué no crear a un personaje que le gusten las carreras?”.

¿Cómo lograste hacer la transición que vemos entre Charles y Anna, de enemigos a amantes, de forma paulatina y creíble?

Tal como ocurre en la vida real, las palabras tienen un poder increíble, y en el caso de estos personajes, la mejor manera de limar esas asperezas fue hablando y permitiendo conocerse mejor. A veces nos creamos una percepción equivocada de las personas basadas en nuestros prejuicios, y era justamente lo que quería demostrar con ambos personajes.

Dicen que tu novela es una mezcla adictiva entre las populares series de Netflix, "Bridgerton" y "The Crown". Sin embargo, la historia la comenzaste a escribir hace ocho años, cuando ninguna de estas dos producciones existía. Pero seguro hubo otras obras literarias o cinematográficas que inspiraron la tuya. ¿Cuáles fueron esas obras? ¿Las recuerdas?

Recuerdo que, mientras la escribía, tenía serias dudas sobre mis capacidades y en especial sobre mi estilo. Entonces, un día me topé con la bilogía de Andrea Kane ("El legado del diamante" y "El diamante negro") que marcó un antes y un después en mi escritura. Influyó muchísimo en mi manera de contar historias y me impulsó a definir el estilo con el que quería contarlas. Le debo mucho a Andrea Kane.

Tu novela está llena de chistes y de ocurrencias divertidas, que dejas caer muy bien entre situaciones y diálogos. ¿La Lizbeth de la vida real cuenta con ese gran sentido del humor, o es algo que solo dejas caer en tus historias?

Definitivamente. Me considero una persona con un gran sentido del humor y bastante ocurrente y siempre me gusta dejar esa parte de mí en lo que escribo. Una de mis grandes metas en la escritura es sacarle una carcajada a los lectores y que la pasen bien leyendo.

"Un príncipe en apuros" no es tu única obra en Wattpad, pero es la que todos conocen, la que ha sido premiada, y la que ha alcanzado un éxito arrollador. ¿Por qué crees que el público se fijó específicamente en esta novela tuya?

A la gente le atrae las historias sobre príncipes, en especial esas donde la damisela no es la que está en apuros. Nos gusta ver personajes femeninos fuertes, pero que también se permiten sus momentos de debilidad.

Además de darte a conocer y de permitirte publicar en físico, ¿qué otras cosas te ha regalado esta historia hasta ahora?

Tanto la plataforma como esta novela, me han regalado una lindísima familia de lectores con los que he establecido una amistad maravillosa, por eso no me canso nunca de agradecerles por estar conmigo durante tantos años.

Eres activa en las redes sociales, y te gusta interactuar con tus lectores. ¿Cuáles son los pro y los contra de hacer esto? ¿De qué modo ha influido eso en tu escritura?

Las redes sociales nos permiten a los escritores estrechar lazos más fuertes con los lectores, que invierten muchas horas leyéndonos, por lo que considero que me ha traído más cosas buenas que malas. Nos ha permitido ganarnos la confianza suficiente para señalarme algún error, siempre con respeto, que me ayuda a mejorar. La opinión de los lectores ayuda mucho, siempre que sepamos ponerle un filtro a la conversación. No todos señalan los errores con buenas intenciones. Supongo que esa es la parte negativa.

Para terminar, tenía entendido que este libro solo cuenta la primera parte de la historia, lo que he me ha quedado más que claro al leer el giro inesperado que hay al final del mismo. ¿Qué veremos en la segunda parte de la historia de Charles y Anna? ¿Hay planes para su publicación en físico?

En la segunda parte, nos adentraremos en el pasado de Anna, porque aquí es ella quien tiene el vaso más lleno, y veremos a Charles en una nueva faceta comportándose como el príncipe que es. Los misterios y los peligros no han hecho mas que comenzar. De momento no cuento con información nueva sobre la publicación, pero sí hay planes.