BIENVENIDOS AL MUNDO DONDE LA NOTICIA ES LIBRE
Informalidad, un gran reto para los jóvenes

Informalidad, un gran reto para los jóvenes

Se suma a la falta de oportunidades de formación para el mercado laboral. 

Por: Redacción - Bogotá
Reciba noticias de EL TIEMPO desde Google News

Con la mira puesta en la situación de los jóvenes con potencial en la capital, el informe ‘Global Opportunity Youth Network: Bogotá’ presenta un panorama complejo, especialmente en el eje de acceso a la educación posmedia, lo que impacta directamente en las oportunidades laborales. 

Cuando se refieren a jóvenes con potencial se refieren a aquellos que anteriormente se clasificaban como 'Ninis', que ni estudian, ni trabajan, sin embargo el cambio en la denominación responde a la carga negativa con la que se había relacionado esta expresión. 

“En toda la agenda de inclusión y desarrollo el lenguaje es importante, por eso buscamos cambiar esos prejuicios cargados en la expresión de ‘Ninis’, porque es una forma que desconoce aspectos como el entorno”, explica Germán Barragán, gerente de Educación y Empleo de la Fundación Corona.

 

Jóvenes con potencial en Bogotá

Retos en la formación 

Durante el año pasado en la ciudad, cerca de 510 mil jóvenes se inscribieron a un programa de formación. De ellos, 279 mil fueron admitidos y solo 214 mil iniciaron su formación, poco menos de la mitad. 


De acuerdo con Germán Barragán, el acceso sin duda es distinto a cada una de las ofertas de educación posmedia, pero acceder a la universidad o formaciones técnicas no es lo mismo.

“La formación escolar está relacionada con las posibilidades de acceso y permanencia en la posmedia. Si no se adquieren las habilidades suficientes en los primeros años es posible que no pasen a la formación posmedia, que no se puedan mantener o que no puedan culminar sus estudios”, dice.


Desafortunadamente la virtualidad forzada por la pandemia impactará en esos niveles de aprendizaje para niños, niñas y jóvenes. 


A estas carencias, se suma la falta de acceso a información sobre las opciones de educación, que no se limitan a la universitaria, técnica o tecnólogica. 


“Los jóvenes tampoco tienen acceso para vislumbrar las alternativas de formación vinculadas con un mercado laboral real y esa información se relaciona con sus entornos. Grandes segmentos de la población no tienen pares o familia vinculados al mercado laboral formal y sus expectativas están condicionadas a ello”, afirma el gerente. 


En las cifras de jóvenes con potencial también se suman quienes están en el mercado laboral informal, pues en él no hay garantías a largo plazo. 


“Es tremendamente importante que en estos años más productivos tengan la posibilidad de solventar necesidades a largo plazo y en la informalidad casi nunca se logra”, dice Barragán y advierte que vale la pena no confundir el emprendimiento con el rebusque, pues desde la necesidad, la consolidación de un negocio que genere empleo formal es improbable.