BIENVENIDOS AL MUNDO DONDE LA NOTICIA ES LIBRE
Las implicaciones de que la variante delta predomine en Antioquia

Las implicaciones de que la variante delta predomine en Antioquia

El 95 % de l as muestras secuenciadas son de Delta. 

Por: MELISSA ÁLVAREZ
Reciba noticias de EL TIEMPO desde Google News

En Antioquia está confirmado que la variante Delta del coronavirus es predominante en un 95 por ciento de las pruebas que han sido secuenciadas, según confirmó Leopoldo Giraldo, gerente para la atención del covid-19 en el departamento.

Este diagnóstico, que no se realiza en la totalidad de personas contagiadas, ya se había hecho a nivel país, en el que se hacía una estimación del 80 por ciento de los casos testeados. También fue confirmado en ciudades como Cali. 

“Según el último boletín de Vigilancia Genómica, que fue el del 1 de noviembre, con información de octubre, ya Delta es dominante en el país. Lo que pasa es que no tenemos manera de decirlo con ciento por ciento de certeza, porque eso implicaría testear a cada paciente, pero ya había un 83 por ciento de Delta en Colombia y en Antioquia alrededor de un 70 por ciento”, explicó Yessica Giraldo, epidemióloga de la Universidad CES.

Al respecto de ese alto índice, Leopoldo Giraldo expuso que es fundamental tener en cuenta ese aspecto para entender el aumento de casos que se ha venido presentando en el departamento, en las últimas dos semanas. 

“En la última secuenciación que se hizo de todas las muestras secuenciadas en Antioquia, el 95 por ciento eran de Delta, lo que va mostrando una preponderancia bien importante de esta variable. Vienen creciendo, entonces, el número de casos y la positividad. Hace unas cuatro semanas teníamos positividades que llegaban al 6,4, y venimos creciendo, ahora estamos por encima de 8 en la positividad de pruebas”, explicó el gerente.

Y es que en las últimas dos semanas a nivel mundial se ha afrontado un incremento de casos y de fallecidos, igual que en Colombia, que desde hace cuatro o cinco semanas presenta incrementos. 

Para el caso local, nada alejado del panorama global y de la inminente llegada del cuarto pico del covid-19, en los últimos días, los contagios aumentaron un 60 % acercándose a los 500 casos diarios, cuando en septiembre y octubre el departamento había logrado reducirlos hasta 300 y menos casos diarios. 

Dentro de las causas, señaló el funcionario, están varias: una es que las medidas de bioseguridad, de alguna manera, se han relajado en muchos grupos poblacionales, el incumplimiento de protocolos en empresas, en establecimientos abiertos al público, el retraso en la vacunación.

“Hay un crecimiento potencial que también venimos recogiendo de toda la movilidad del mes de octubre, vacaciones de niños, las fiestas de disfraces, que no fueron el 31, sino que desde tres días antes ya teníamos niños disfrazados en todo el territorio. Eso ha hecho que toda esa movilidad y esas aglomeraciones nos vayan generando un crecimiento adicional de casos en el departamento”, explicó el funcionario de la Gobernación de Antioquia.

Y agregó que es necesario seguir avanzando en la vacunación, pero más que otra cosa, es fundamental que los ciudadanos mantengan las medidas de bioseguridad, el uso del tapabocas, del alcohol glicerinado, el distanciamiento social y que las organizaciones cumplan los protocolos de bioseguridad.

Para la epidemióloga, este panorama implica varios riesgos, debido a que hay un rezago cada vez mayor en el reporte de los datos de casos diarios, existe un bajo testeo, las dificultades de poder hacer vigilancia genómica en tiempo real, el cumplimiento de metas en la vacunación y los cambios en la información de los indicadores.  

“Ese panorama hace que cada vez sea más probable ese pico que se ha venido pues anunciando, pero que contrasta con la reapertura total, aforos, es un mensaje bastante contradictorio, contraproducente, impreciso, pero sobre todo irresponsable, porque la situación epidemiológica nos dice otra cosa. El mensaje para la gente es que todo está muy bien”, expuso la experta.

¿Implica más camas UCI?

En días pasados, el gobernador encargado, Luis Fernando Suárez, pidió a las instituciones prestadoras de salud (IPS) habilitar más camas UCI en el departamento, petición que ya había mencionado Carlos Valdivieso, presidente del Colegio Médico de Antioquia. 

Actualmente, el departamento tiene 1.017 camas UCI, con un promedio de 850 ocupadas y de esas, el 30 por ciento es por personas con covid, por lo que el 70 por ciento es por otras enfermedades, cifras que se mantienen desde septiembre. 

En contraste, en el momento más álgido de la epidemia el departamento llegó a tener 1474 camas habilitadas y 970 pacientes de covid hospitalizados en ellas. 

Por lo pronto, el gerente del covid destacó que siempre ha habido una respuesta oportuna de las instituciones prestadores de salud, que en los momentos más críticos, han reaccionado con la apertura de más camas, más ahora cuando se han superado aspectos como la dotación, la disponibilidad de ventiladores y espacios y el personal médico para atenderlos. Eventualmente, ante el crecimiento de personas con covid en estas unidades, el departamento tendría que decretar de nuevo medidas como la alerta roja hospitalaria, con lo que se frenan procedimientos de salud no urgentes.  

Inmunidad de rebaño

En el tema de la vacunación, el departamento de Antioquia espera llegar en los próximos días a que el 70 % de la población ya tenga al menos la primera dosis. Por lo pronto, un 49,5 % de la población cuenta con el esquema completo. 

Para el caso local, el 86 % de la población de Medellín ya está vacunada con al menos una dosis y el 65,6 % tiene el esquema completo, según la Alcaldía.

Una de las medidas que más ha generado polémica es la que planteó el alcalde Daniel Quintero, de que, si se agrava la situación del covid en la capital antioqueña, impondría un toque de queda para no vacunados.

Para Jessica Giraldo, uno de los puntos más cruciales que plantea un panorama con Delta predominante es que la llamada inmunidad de rebaño no se alcanza con el 70 por ciento de la población vacunada, sino con índices entre el 85 y 90 por ciento de personas con el esquema completo.

“Cada vez se habla más de inmunidad menguante, que es lo que está afectando la inmunidad colectiva en países que incluso tienen índices altos de vacunación, por las variantes y la reapertura acelerada y el efecto del verano. La inmunidad menguante es esa disminución de la inmunidad, que se va dando por el tiempo, a medida que pasa y por otras variables como que sea una variante como la delta”, dijo.

Y agregó que la Organización Mundial de la Salud ha pedido prudencia al aseverar con certeza que se va alcanzar esta inmunidad, teniendo en cuenta que podría ser temporal.  Esto teniendo en cuenta que la inmunidad colectiva no es local, ni regional ni nacional, solo mundial, por el intercambio de viajeros extranjeros en Colombia y colombianos en otros países.

MELISSA ÁLVAREZ

ADN MEDELLÍN