BIENVENIDOS AL MUNDO DONDE LA NOTICIA ES LIBRE
'Ovarios calvarios’, un homenaje a las víctimas de violencia sexual

'Ovarios calvarios’, un homenaje a las víctimas de violencia sexual

Cerámica, música y variedad de expresiones artísticas se unen en esta exposición. 

Por: Laura Albarracín Restrepo -Bogotá
Reciba noticias de EL TIEMPO desde Google News

Ovarios, úteros, senos, pezones, vaginas y lágrimas se aprecian por toda la exposición de ‘Ovarios Calvarios’, que abrió sus puertas en el Claustro San Agustín el pasado 26 de noviembre, fecha en la que se conmemora el Día Internacional de la No Violencia Contra La Mujer. 


Y no podía ser en otro momento. A través de su arte la Ruiseñora, Andrea Echeverri Arias, y Aterciopelados envían un mensaje contundente sobre la violencia sexual y abrazan a las víctimas con un mensaje de sororidad por medio de la cerámica, los videos y las canciones. 

‘Ovarios calvarios’, un homenaje a las víctimas de violencia sexual

‘Ovarios Calvarios’, que abrió sus puertas en el Claustro San Agustín. Néstor Gómez/ADN. 


El origen de la exposición


“Yo tenía estas canciones antiviolación, que son un tema difícil, espinoso. O sea, no es como “ay, si el lanzamiento este viernes”, entonces desde hace rato estábamos pensando cómo articularlo con la cerámica, con un espacio, una fecha y una institución”, cuenta Echeverri . 


‘Plañidera’, ‘Ovarios’ y ‘No se viola’ son los temas en los que acompañan las potentes voces de cantantes activistas como La Muchacha Isabel, Vivir Quintana y Las Añez. 


La idea que atraviesa las letras y todos los productos viene de una “sensibilidad muy especial”, frente a lo que le sucede a las mujeres que han sido víctimas de la violencia sexual, una realidad difícil que toca a toda la sociedad. 

 ‘Ovarios Calvarios’, que abrió sus puertas en el Claustro San Agustín

Las figura de las plañideras fue inspiración para la cerámica de Echeverri. Néstor Gómez/ADN. 


“Hay como esta intención también de acompañar y de que sepan que uno también percibe, pues por lo menos un pedazo de ese dolor y en las capacidades que uno tiene busca consolar hasta un grado”, apunta. 


A esto se le suma un mensaje pedagógico, pues como han hecho los Aterciopelados desde el principio sus letras repiten ideas que deben calar en la mente de todos: “No se viola”, reiteran Echeverri y la Muchacha Isabel. 


Las gotas como hilo conductor 


La primera canción que salió se llama ‘Plañidera’ en compañía de Las Añez. Las plañideras son mujeres contratadas para llorar en los entierros y de ahí que las lágrimas sean un elemento común en todas las piezas artísticas. 


“De los de los ojos salen gotas de llanto, de las vulvas salen gotas de sangre y de las tetas salen gotas de leche. Entonces yo lo que siento es que son las gotas las que amarran todo”, comenta la ruiseñora. 


Pero la exposición no se queda solo en expresar esos sentimientos. También hay consuelo, hay caricia y acompañamiento.


“Todos somos Jineth, Yuliana, Rosa Elvira, cuando violan a alguien, nos violan a todas y a todos”, dice la vocalista de la banda. 


Según describe Echeverri son dos salas, “hay una sala llena de cerámica mía y la vajilla de la Muchacha Isabel, que quedó divina, y en ese cuarto hay unos bafles y suenan las canciones nuevas, además de Cosita Seria y Vamo’ a relajar el pony, en ‘loop’ todo el tiempo. Y hay otro salón que tiene tres televisores. Ahí también hay unas cerámicas y una pantalla donde salen las animaciones de ‘Plañidera’, que son animaciones hechas con las mismas piezas”, añade.


Metáfora de reconstrucción

  ‘Ovarios Calvarios’, que abrió sus puertas en el Claustro San Agustín

Además de la cerámica, la música y los videos, hay dibujos, pinturas y piezas de moda. Néstor Gómez/ADN.


“La artista quiso trabajar este tema tan violento, a través de la técnica de la cerámica, un material supremamente delicado, frágil. Algunas piezas expuestas se rompieron en el proceso y fueron integradas para mantenerles su razón de ser como metáfora de reconstrucción y resiliencia”, explica María Belén Sáez de Ibarra, curadora de la obra. 


Héctor Buitrago, líder de Aterciopelados también aportó su visión como productor de las canciones, que tienen una cadencia especial.


“Varias mujeres me dijeron que estaban muy conmovidas. Ese es el objetivo y ojalá resuene con los niños y jóvenes. Muchos se sorprenden con este tipo de mensajes tan directos pero es bueno que sepan que hay artistas que tenemos estos mensajes”, afirma. 

Como hombre, para Buitrago es importante hacer conciencia en diferentes grupos poblaciones. 

Para Andrea, el claustro es este lugar de memoria que queda perfecto con el mensaje construido en 'Ovarios Calvarios', "estamos abajo de las fotos de Chucho (Jesús abad colorado)", señala con emoción.