BIENVENIDOS AL MUNDO DONDE LA NOTICIA ES LIBRE
Los mensajes de las hadas y la naturaleza

Los mensajes de las hadas y la naturaleza

Un libro que invita a no perder la magia del niño interior.

Por: Estefania Trujillo - Especial para ADN
Reciba noticias de EL TIEMPO desde Google News

La magia de las hadas brinda inspiración, mensajes de amor, sabiduría y luz para el cambio de conciencia que hoy se crea en la humanidad.

Con ese concepto, Antonina Canal, en su más reciente libro, el Tarot de las Hadas, ofrece un oráculo lleno arte, magia, poder y sabiduría femenina en conexión con la naturaleza.

¿Cómo nace la idea?
Desde muy pequeña he estado conectada con el espíritu de las hadas y la naturaleza. Desde hace años había querido hacer un oráculo y tardé dos años en escribirlo. Fue un proceso maravilloso de recuperar esa energía de la inocencia, porque las hadas nos invitan a conectarnos con nuestro niño interior y a nunca dejar de creer.

¿Cómo entender los mensajes de las cartas de su libro?
Es importante darles la bienvenida, tener un lugar lindo y cuando vayas hacerle una pregunta, hacer una pequeña meditación. Puedes recibir respuestas o mensajes. Cada carta trae en el libro su significado y meditación especial.

¿Cuál es la conexión?
Cada carta trae su significado, una meditación, un deseo, un chakra, un color, incluso música especial. No creo en el tarot como un oráculo, pero sí trae mensajes de sabiduría e inspiración para iluminar tus días. Las personas reciben herramientas para comprender el mensaje de las hadas.

¿Cómo fue el proceso con Sara Hoyos?
Es la primera vez en la que trabajo en un libro con contenido visual. Ilustrar cada carta nos tomó casi un mes en desarrollar los colores y los elementos para crear un oráculo hermoso.

¿Qué utilidad tiene el mensaje de la hadas en nuestros tiempos?
Estamos viviendo un momento de grandes cambios individuales y planetarios. Estamos en la era de Acuario que pide pasar de pensar a sentir, de dejar de darle tantas vueltas a las cosas y más bien sentir, agradecer y ser. Es un momento ideal para volver a creer en nuestro niño interior y a no perder la inocencia y el gozo.